.

.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Retratando la realidad y sólo la realidad.

Espinosa de los Monteros, sep 2012. ©Tomás Alonso
Que la gente parta ya de la duda de si la foto es real o está manipulada es un problema. Alrededor de un café surgía el otro día esta cuestión. ¿Cuándo creernos lo que una foto nos ofrece y estar seguros que no está manipulada? Difícil de contestar y confirmar la manipulación de una foto.
Simplemente creo que la confianza en la fuente, en la procedencia de la fotografía, es lo que nos puede asegurar que una foto refleja fielmente la realidad o puede haber sufrido manipulaciones varias.
Es por ello que hoy desde aquí quiero reivindicar mi compromiso con el fotoperiodismo, o sea, la vinculación de mis imágenes con el compromiso con la realidad, con la fotografía no manipulada, con la verdad. Y por ello en las publicaciones donde trabajo como fotoperiodista (periódicos, agencias...) no se hagan siquiera esa pregunta, no tiene cabida.


pd1.-La imágen que ilustra este post podría haber sido creada con photoshop, pero nada más lejos de la realidad, simplemente refleja lo que delante de mis ojos encontré, tal cual.
pd2.- En el caso de manipular alguna imágen y no ser fiel reflejo de lo captado quedará expresamente reflejado en el pie de foto.

5 comentarios:

Luis L. dijo...

Un tema delicado. ¿manipulación? ¿La imágen está sin tocar nada? ¿Hasta dónde se puede manipular? ¿Hablamos del procesado y de la toma de la imágen?
Aquí Tomás hablas de Fotoperiodismo y estoy de acuerdo contigo casi en todo, la importancia y compromiso de la fuente, el informar de lo real y lo que está pasando, pero hemos visto estos días con las movidas de Madrid como una imágen depende de quién la hace y quien la publica, como da la vuelta a la información que transmite...
Yo me seguiré pasando por aquí con la plena confianza de tus fotos "reales" pero por desgracia, hoy en día no se puede hacer en muchos sitios.

Miguel Ángel dijo...

Hay concursos fotográficos que cuando han pedido el original de la foto (no sé si RAW o que leches) han descubierto que la imágen tenía un resultado final que poco tenía que ver con su orígen. Creo recordar que incluso en el WorldPressPhoto quitaron premios concedidos por este motivo.
Me imaginoq ue será cosa de hacer referencia de ello en las bases.
En el fotoperiodismo, como tú bien dices, la manipulación no tiene cabida. Me parece recordar que cuando se habla de procesado de la imágen en muchas agencias y periódicos se refieren al corte (que también tiene sus dudas) niveles y poco más.
Ahora me acuerdo también de un ordenata de los últimos juegos con la edición de unas fotos de agencia en las que hubo mucha movida por el tema del corte y es que ninguna de las que aparecían en pantalla estaban en formato completo. ¡Que tiempos aquellos en los que limé el marco de la ampliadora para dejar un marco al positivar y así asegurarme a editar ya a la hora de hacer la foto y no reencuadrar en la ampliadora, ya que ahí si reencuadraba ya no podía utilizar el marco creado! (uf, otros tiempos, que no mejores)

Sonia dijo...

¿Y de las fotos que no haces para prensa? ¿Las manipulas mucho?

Anónimo dijo...

Me temo, que hoy en día, todo es manipulable y se manipula. Las imágenes también. Son porciones de realidad, lo que tú eliges, pero tienen un contexto que la mayoria de las veces no sale. Es complicado el tema

Elisa dijo...

Otro tema es la imágen en sí y también la imágen que acompaña una información. Esta foto según donde la coloques o junto a que información puede tener lecturas varias: gamberrismo, cachondeo, manipulación, fiesta...