.

.

martes, 8 de septiembre de 2009

A la luz de las velas

Torre en Cameros, La Rioja. ©Tomás Alonso
El lugar donde no llega la luz eléctrica, donde habitan los valientes... el lugar donde siempre sale el sol.

4 comentarios:

justo rodríguez dijo...

Como me gustan las luces parásitas....

Everything You Know Is Wrong dijo...

Mola esos tonos ocres.
Un saludo.

Lau dijo...

He abierto tu ventana para felicitarte y me he encontrado con mi pueblo, el más bonito y triste del mundo. Se me han saltado las lágrimas, pero es por mi tío Félix, no por ti. Desde mayo sus cenizas bailan con el viento en el huerto de nuestra casa. Del membrillo colgamos este texto que refleja perfectamente cómo fue. Te lo regalo, porque en eso te pareces mucho a él:

“Si salgo un día a la vida
mi casa no tendrá llaves,
siempre abierta, como el mar,
el sol y el aire.
Que entren la noche y el día,
y la lluvia azul, la tarde,
y el rojo pan de la aurora.
Mi casa y mi corazón
nunca cerrados: que pasen
los pájaros, los amigos,
el sol y el aire.”

FELICIDADES compañero, amor, hermano, loco, amigo. Besos de luz.

TO+ dijo...

Justo.- Las luces molan, los "parásitos" bastante menos... Un abrazo lleno de luz amigo Justo.
Cuéllar.- A mí también me molan mucho. Fue la primera foto que hice de un reportaje que fue "unapasada". La utilicé.
Lau.- ¡Que decirte! Colgaba la foto y me acordaba mucho de Félix, la verdad que me he acordado de él en muchos momentos del camino. El poema lo expresa fenomenal, pero faltan las risas, el almuerzo, los tragos del porrón, el currelo, los recuerdos... un maestro. Gracias por asomarte a mi ventana. Las ventanas de Torre se utilizan como neveras. Un lugar donde no llega la corriente eléctrica, pero siempre hay luz. Un besazo y mil gracias